11 recomendaciones a tener en cuenta antes de contratar un dominio

Elegir un dominio es el primer paso y la base de un nuevo proyecto web, ya sea tienda o página. Muchas personas no dan importancia a este primer paso y con el transcurso del tiempo, si su proyecto comienza a funcionar, se dan cuenta del error por las consecuencias que tiene ponerle solución.

En este artículo voy a enumerar las 11 recomendaciones que mi experiencia me dicta a la hora de elegir un dominio para acoger un nuevo proyecto.

Vamos a ello.

Las 11 recomendaciones a tener en en cuenta para contratar un nuevo dominio

Sin más dilación vamos a entrar al enumerar las recomendaciones. Algo importante que ya he mencionado pero que quisiera repetir para evitar después posibles discrepancias: esto se basa en mi experiencia personal, en mis años delante de la pantalla y en las conversaciones con expertos en el tema.

No es un descargo de responsabilidad, es que en esto, como en todas las cosas en la vida, no hay una norma o formula exacta que nos lleve al resultado óptimo, hay excepciones que comentaré en futuros artículos.

Venga, vamos a ver esas recomendaciones.

Elige un nombre de dominio corto

Ten siempre preferencia por un nombre de dominio corto y que sea lo más fácil de recordar posible. Sé que escrito así parece muy sencillo, los que se hayan enfangado en esta tarea esbozarán una sonrisa y me dirán “Como si fuese tan fácil”.

Y tienen razón. Buscar un dominio ideal suele ser tarea de muchas horas, de varias jornadas de trabajo -salvo que tengas una marca registrada o peculiar- y de incansable búsqueda, pero creedme que será tiempo bien empleado, si el proyecto finalmente se afianza me daréis la razón.

Dicen los SEO’s que a Google (que se lleva en 85% del tráfico web en España) le gustan las URL’s lo más cortas, sencillas y escuetas posible, así que optar por un dominio corto parece ser apostar a caballo ganador.

Evita caracteres especiales

No uses, en la medida de lo posible, guiones o caracteres especiales como por ejemplo la letra Ñ o la Ç. Si bien funcionan sin problemas en otros países quizás no resuelvan correctamente en determinadas circunstancias.

Como excepción a lo dicho veo últimamente que algunos SEO’s utilizan guiones en los dominios para separar palabras. Lo hacen porque de forma natural en las URL’s se muestran así.

Por ejemplo:

Vamos a registrar casasdelujo.com, que es -imaginemos- el nombre exacto de nuestro proyecto, pero el dominio ya está registrado, entonces optamos por casas-de-lujo.com que sí está libre. Pongamos que una de las páginas se llama “Casas en la playa”, así luciría con ambas opciones:

https://casasdelujo.com/casas-en-la-playa/

https://casas-de-lujo.com/casas-en-la-playa

Parece igual de efectivo ¿no? ¿lo es? ¿qué piensan de esto? ¿lo usas o usarías? Sigue leyendo…

Usa dominios no geolocalizados

Los dominios NO geolocalizados deben ser tu principal objetivo, es decir, mejor un .COM, .NET o .ORG que un dominio .ES (si estás en España se entiende), aunque tu contenido vaya dirigido exclusivamente a audiencia de habla hispana.

Se entiende que esto es así porque si usamos un dominio geolocalizado los buscadores darán más importancia al mismo en los resultados de búsqueda para el país al que pertenece el mismo, perdiendo relevancia en búsquedas más globales.

Por tanto es recomendable, si no buscas específicamente posicionar en tu país, usar siempre dominios de alcance global.

Evita nombres que puedan inducir a error

Si es posible evita usar letras que den lugar a errores o confusiones al teclarlas. Hablamos de B’s o V’s, de palabras con o sin H, o con H intercalada, etc. Repito, siempre que sea posible.

En mi caso siempre hago, y recomiendo, el ejercicio de decir el nombre del dominio a terceros, y si tengo que matizarlo o puntualizar es que no he elegido bien.

Por ejemplo, tenemos el dominio casas-de-lujo.com ¿Cómo lo dices un tercero? “Casas, guión, de, guión, lujo… punto com”. Un poco confuso ¿no? Sí, este punto está directamente ligado con el punto 2.

Compra en un registrador reconocido

A veces se paga un poco más pero tener nuestro dominio en un registrador español (o de tu país) con panel de control en tu idioma, que tener que estar investigando opciones del mismo porque no entendemos qué estamos haciendo.

No digo que el resto no sean buenos o que no aproveches una oferta determinada, pero la tranquilidad está en estos pequeños detalles, y obtener soporte en tu idioma es un detalle importante.

No repitas letras

Si tu dominio ideal es vinoonubense.com quizás será mejor registrar vinodehuelva.com. No porque vaya a posicionar peor sino porque las dos letras O juntas pueden inducir a error a quién teclea nuestra dirección. El segundo dominio es más sencillo de recordar y de escribir, con más probabilidades de éxito de que nuestro visitante llegue donde debe llegar.

También puede haber conflicto al pronunciar el dominio a un tercero, tal y como comentamos en el punto 4 un poco más arriba.

Usa palabras inteligibles y pronunciables

Evita palabras raras o que rompan el patrón conocido o establecido. Aunque para ti tenga todo el sentido debes pensar siempre en tu público y en hacer más fácil su aterrizaje en tu página web o tienda. Recuerda siempre para quién haces las cosas.

Tengo más de un caso en mi haber con nombres que entrarían en conflicto directo con muchos de los puntos anteriores, como el de una tienda de camisetas cuyo nombre de dominio es un batiburrillo absurdo de caracteres cuya única intención -según me comentaba su dueño- no era otra que “diferenciarse” de la competencia.

Pensemos simple y hagamos cosas sencillas, será lo mejor.

Dedica tiempo a buscar tu dominio ideal

Dedica todo el tiempo que sea necesario a buscar el nombre de dominio ideal. Al principio, salvo excepciones contadas, todos suelen estar ocupados. Busca todas las combinaciones razonables y posibles -teniendo en cuenta todo lo dicho-, y en todas las extensiones de primer nivel nombradas en el punto 3 de estas recomendaciones.

Ten siempre en cuenta que es la base de tu nuevo proyecto, no descuides este detalle. Al final un proyecto refleja el detalle y trabajo, la dedicación y cariño, de su responsable.

Analiza el pasado de tu nuevo dominio

Antes de registrar comprueba. Es posible que el dominio que buscas esté libre, pero no está de más que antes de dar el último paso y registrar investigues un poco por si estuviese penalizado o se le hubiese dado un mal uso en el pasado. Para ello puedes usar herramientas como Wayback Machine o Majestic.

En el primer sitio podrás ver si tu dominio estuvo activo en el pasado y, en muchos casos, qué albergaba cuando estaba en otras manos. En el segundo sabrás los enlaces entrantes que apuntan a ese dominio.

Comprar un dominio penalizado o usado para fines no legales es un dolor de cabeza hasta que te das cuenta de la razón por la que no te funciona.

Registra y comprueba

Comprueba siempre que el dominio está correctamente registrado a tu nombre y con tus datos. Además de hacerlo en el panel de control de tu registrador no estaría de más pasarte por ICANN WhoIs y confirmarlo.

Muchos sitios ofrecen dominios “gratis”, aceptamos, metemos contenido y trabajamos el sitio. Llegado el momento queremos crecer, o trasladarnos y cuando nos ponemos a ello descubrimos que el dominio en el que tantas horas de trabajo hemos volcado no está a nuestro nombre, está a nombre de la empresa que nos lo ofreció gratuitamente.

Un dominio .com cuesta sobre 11-15€ anuales ¿Vas a arriesgarte por esa cantidad?

Si te pierdes, pide ayuda

Te puedo asesorar y ayudar a elegir y registrar el dominio más adecuado a tu proyecto. Si tienes dudas o necesitas ayuda no tienes más que contactar para poder ayudarte.

Muchas veces pensamos que pagar por un servicio como este es “tirar el dinero” pero cuando todo está más liado que la pata de un romano –he ayudado a recuperar o registrar muchos dominios en estos años- es cuando se echa a faltar, y se lamenta, el no haber acudido a un profesional.

Conclusiones

No descuides algo, que a lo mejor te parece poco importante, como el registro del dominio que será el mascarón de proa de tu proyecto por no poner un poco de atención a este primer paso en Internet.

Del segundo paso, la contratación de alojamiento, os contaré cosas en un nuevo artículo de este tipo. Cuestión tan o más importante que la elección de dominio porque si puedes elegir donde abrir tu negocio ¿Elegirías una avenida principal con paso de gente y vehículos o una calle solitaria, sombría y desierta?

¿Has tenido problemas con el registro de tus dominios? Cuéntame cosas en los comentarios que me quiero enterar.

Deja un comentario